En los pasos de JAMOT

Mi última fecha de entrada. 4 de octubre….. 2010 estoy un poco avergonzado y desde hace poco buscando cualquier excusa válida justificando tal retraso. Y he encontrado (si, si….). ¡Me voy! ¡ o mejor dicho, me fui! ¡Lejos!

Durante unos 8 meses, además de las actividades diarias y otros guardias de los que para algunos os he hecho vivir unos momentos selectos y sabrosos en Twitter (gracias a todos los que me siguen), me preparo. O más bien debería decir que nos preparamos ya que me voy con toda la familia.

Desde este verano, Fini social, rinitis y lumbago oportunista, bienvenida trypanosomiases, Cysticercoses, hacia el Cayor y por supuesto nuestro gran vencedor: los Anopheles y su amigo Plasmodium falciparum. En definitiva por unos pocos meses (años??), podré vivir la fractura médica.

Fractura médica ciertamente, pero no eso…. El desglose digital está en mi guardia. Tengo un THD (muy alta velocidad) de acceso de 512 KB/seg…. Los días de buen tiempo….. Cuando hay electricidad……… De todos modos, va a cambiar mi libre acceso que irritó mis papilas gustativas cuando cae por debajo de 1MB/seg.

Está todo bien, pero ¿adónde voy a ir? Para aquellos que saben un poco acerca de la historia de la medicina tropical, el título de este billete puede haber ya orientado. Para otros, les sugiero que encuentren información más precisa sobre Eugene Jamot aquí. Así que la dirección de África y, más precisamente, África central, con sus frondosos bosques y su cohorte de patologías conocidas y desconocidas hasta la fecha. África central, pero no más precisa que eso. Como de costumbre y con el fin de mantener una total libertad de escritura, no voy a dar más precisión en mi ubicación (Google y Steve Jobs nunca me encontrará!!!).

Así que te digo pronto para aventuras muy diferentes.

Deja un comentario

ultricies adipiscing commodo mi, porta. tristique dapibus ut Sed